ENCEFALOPATIA HIPERTENSIVA EPUB DOWNLOAD

adminComment(0)

La hemorragia, la encefalopatía hipertensiva y el infarto cerebral son cuadros de extrema importancia por su gravedad clínica. Los métodos de imagen. Download PDF. More article El síndrome de encefalopatía posterior reversible es una entidad .. Encefalopatía hipertensiva irreversible de troncoencéfalo. Download Hemorragia intracerebral hipertensiva pdf: Encefalopatia hipertensiva. Borrow this book to access EPUB and PDF files. BOOK?.


Encefalopatia Hipertensiva Epub Download

Author:MISHA VITRANO
Language:English, Arabic, Dutch
Country:Venezuela
Genre:Fiction & Literature
Pages:591
Published (Last):18.08.2016
ISBN:523-9-43607-834-6
ePub File Size:25.52 MB
PDF File Size:12.36 MB
Distribution:Free* [*Registration Required]
Downloads:38496
Uploaded by: KYUNG

Adquirido em muscpertastsunear.tk Vendedor: GFS-USA Clique aqui para obter novos títulos. Manual de Medicina Intensiva AMIB Manual. Board index Free Unlimited PDF Downloads Free Downloads. . place (site / ftp / torrent) where I could find retinopatia hipertensiva pdf ?. full - Download as PDF File .pdf), Text File .txt) or read online. k. [Epub ahead of print] 1 Kuliah Hipertensi FKG ENCEFALOPATÍA HEPÁTICA.

Smith G, Nielsen M. ABC of intensive care. Criteria for admission. BMJ ; Rationing critical care beds: a systematic review. Attitudes of critical care medicine professionals concerning distribution of intensive care re- sources.

Crit Care Med ; Rationing and critical care medicine. Crit Care Med ;S Sobol JB, Wunsch H. Triage of high-risk surgical patients for intensive care.

You might also like: THANKLESS IN DEATH EPUB

Critical Care Jan;15 2 Triaging patients to the ICU: a pilot study of factors influencing admission decisions and patient outcomes. Intensive Care Med. Predictors of intensive care unit refusal in French intensive care units: a multiple-center study.

Indian J Crit Care Med. Cohen R. Admission decisions to a Medical Intensive Care Unit are based on functional status rather than severity of illness: author reply. Minerva Anestesiol. Rev Assoc Med Bras. Checkley W.

Mortality and denial of admission to an intensive care unit. United States; Refusal of intensive care unit admission due to a full unit: impact on mortality. The impact of ED boarding time, severity of illness, and discharge destination on outcomes of critically ill ED patients. Adv Emerg Nurs J. Pre- dicting the clinical course in intentional drug overdose.

Hypertensive encephalopathy associated with anabolic-androgenic steroids used for bodybuilding.

Implications for use of the intensive care unit. Arch Intern Med. Admission and discharge of critically ill patients. Curr Opin Crit Care ; Goldfrad C, Rowan K. Consequences of discharges from intensive care at night.

After-hours discharge from intensive care increases the risk of readmission and death. Anaesth Intensive Care ; Por esta razn, la actitud higienista integr tambin la lucha contra el alcoholismo como uno de sus pilares para el logro de una sociedad mas sana. Los medios de accin de esta actitud higienista frente el alcohol, coincidieron desde el principio con los preconizados en los medios sociales, polticos e incluso religiosos.

El logro de condiciones ambientales sanas y de una organizacin apropiada de la vida personal y social, aparecan ntimamente entretejidas con la evitacin del habito de beber y por ende del alcoholismo con todas sus complicaciones.

Caracterizaron a esa poca la proliferacin de estudios, escritos y memorias cientficas dedicadas a objetivar y divulgar en los medios cientficos las consecuencias sanitarias y sociales del abuso del alcohol y el alcoholismo, y as mismo la edicin de opsculos y folletos, a veces en forma de cartillas sanitarias con intencin de una accin educativa en el nivel individual.

Este tipo de actividades se produjo sobre todo en el mbito de algunas sociedades cientficas, sanitarias y tambin jurdicas, y tambin en el seno de agregados de poblacin en pleno desarrollo industrial como eran Catalua, el Pas Vasco, Madrid y pocos ms. Despus del desarrollo generalizado en el mundo occidental de los manicomios como centros de tratamiento de los enfermos mentales en el siglo XIX, sucedi una etapa de especializacin asistencial, y concretamente tanto en Europa como en los Estados Unidos, comenzaron a ponerse en marcha centros especficos para el internamiento de los enfermos alcohlicos, basados en la abstencin.

Ello ocurri tambin en pases de la Europa central y as mismo en Francia, pas modlico para Espaa en tantas cuestiones administrativas y sanitarias.

En Espaa no lleg a plantearse la necesidad de tal diversificacin asistencial, y la asistencia en rgimen de internamiento al paciente alcohlico, quedo indiferenciada en este sentido de la asistencia a los otros pacientes mentales, y articulada en el rgimen administrativo de los centros de beneficencia primero y ms tarde en los departamentos psiquitricos de los hospitales provinciales y en los manicomios provinciales Esta falta de atencin asistencial diferenciada inicial, trajo como consecuencia fundamental, que desde el punto de vista sanitario, el alcoholismo quedase implcitamente inscrito a todos los efectos en el mbito de la psiquiatra en general.

Hacia fines del XIX y principios del XX, comenzaron a ponerse de manifiesto las insuficiencias e inadecuaciones del sistema asistencial psiquitrico fuertemente burocratizado, regido con escasos o nulos criterios cientficos y realizado con equipos de personal poco o nada profesionalizados.

Sobre todo en Catalua y Madrid, y tambin en otros lugares, fue hacindose patente en el medio cientfico y entre los profesionales neuropsiquiatras, la necesidad de un cambio asistencial que implicaba actividades sociales y su propia organizacin profesional. Siguiendo el ejemplo de pases como Estados Unidos y Francia, los neuropsiquiatras proyectaron la creacin de una Liga Espaola de Higiene Mental.

Sin embargo, las resistencias a los proyectos de cambio asistencial, que provenan tanto de la administracin sanitaria central y las diputaciones, como de las instituciones propietarias y proveedoras de la gran mayora de los recursos de hospitalizacin existentes, hicieron que antes de poderse aprobar dicha inoportuna Liga Espaola de Higiene Mental, se hubiese de fundar la Asociacin Espaola de Neuropsiquiatras Barcelona, , a partir de cuya actividad fue aprobado el proyecto de Liga propuesto en Barcelona por Saforcada, Mira y Rodrguez Arias en La actividad de la Liga fue muy importante entre ese ao y el comienzo de la guerra civil en , actuando como se haba proyectado con el papel estimulante y rompedor, que junto con la actividad de la Asociacin Espaola de Neuropsiquiatras y del Consejo Superior Psiquitrico, hicieron posible la entonces moderna normativa psiquitrica del Decreto sobre Asistencia Psiquitrica del ao Desde sus primeras asambleas nacionales, as como en todas sus actividades la Liga Espaola de Higiene Mental concedi una atencin especifica de primer orden a los problemas relacionados con el alcoholismo y las otras toxicomanas, proponiendo medidas y soluciones tanto para los aspectos preventivos como asistenciales, con consciencia de sus implicaciones sociales y sanitarias generales, siempre considerndolos en la perspectiva psiquitrica y de salud mental.

La mayor parte de sus propuestas, como la inmensa mayora de las referentes a otras cuestiones psiquitricas, no pudieron ser atendidas ni entonces ni posteriormente.

En algn 18 Monografa sobre el alcoholismo aspecto, se logr alguna modificacin. Dos fueron particularmente relevantes para la asistencia a los pacientes alcohlicos: la normativa legal para la asistencia psiquitrica, y el proyecto de los dispensarios de higiene mental y toxicomanas.

En primer lugar, la normativa legal del 31 sobre asistencia psiquitrica, consideraba como una de las cuatro razones para indicar y certificar la admisin en un establecimiento psiquitrico, la toxicomana incorregible que ponga en peligro la salud del enfermo, o la vida y los bienes de los dems. Con ello, se confirmaba el carcter psiquitrico del paciente alcohlico as como su asistencia en establecimientos psiquitricos, conjuntamente con pacientes psiquitricos con otros diagnsticos.

En las normas legales actuales para internamientos de carcter involuntario Ley de Enjuiciamiento Civil, , no se hace mencin explcita del alcoholismo ni toxicomanas, que en este aspecto pasan a ser consideradas como otra alteracin psicopatolgica.

La consideracin psiquitrica del toxicmano en general y el alcohlico en particular, tambin se confirm explcitamente en el orden jurdico penal. As, las reformas que se hicieron del Cdigo Penal de , en y posteriormente en , vinieron a considerar la embriaguez plena y fortuita como motivo de inimputabilidad y la embriaguez no fortuita como circunstancia atenuante siempre que no se haya producido con animo de delinquir.

El mismo espritu anima el prrafo 2 del artculo 20 del vigente Cdigo Penal Espaol Actualizado , en el cual se hace referencia a los estados de intoxicacin y tambin de abstinencia cuando exista dependencia de alcohol u otras drogas. Tambin se hace mencin de medidas de seguridad, que incluyen tratamientos extrahospitalarios impuestos judicialmente. La Ley de Vagos y Maleantes de , la gandula, tambin prevea el funcionamiento de centros de temperancia casas de templanza y colonias de trabajo en los que se recogieran preventivamente los ebrios y toxicmanos con conductas socialmente peligrosas.

efecto poseiro embarazo pdf creator

Sin embargo y como ha solido ser lo habitual en este tipo de legislaciones, la previsin legal no fue seguida en la prctica, ni entonces ni despus, de la provisin asistencial de los dispositivos necesarios. La ulterior Ley de Peligrosidad y Rehabilitacin Social de , promulgada en un periodo politico de franquismo en declive, fue muy criticada, no contaba con los medios adecuados, y en la practica tuvo mucho mas aspectos negativos que positivos en relacin con los alcoholicos y toxicmanos.

En segundo lugar, entre y , fue planeado el funcionamiento de Secciones de Psiquiatra en los Institutos Provinciales de Sanidad y de Dispensarios de Higiene Mental y Toxicomanas por el Consejo Superior Psiquitrico. Estos dispositivos, tras un efmero ensayo piloto realizado antes de la guerra civil en Madrid Dispensario de Higiene Mental y Toxicomanias en la Dehesa de la Villa, Dr.

Escard , comenzaron un desarrollo muy precario en personal y medios en la postguerra, hacia y posteriormente hasta los aos Sin embargo, esas Secciones y Dispensarios de Higiene Mental de nivel provincial, por otra parte no existentes en en todas las provincias, constituyeron en algunos casos, centros con intereses y actividades especficas relevantes relacionados con la prevencin y la asistencia del alcoholismo en el mbito extrahospitalario.

La experiencia de esos centros desarrollada entre los aos 40 y 60, permiti contar con equipos profesionalmente preparados para nuevos planteamientos asistenciales posteriores.

Aunque el alcoholismo, como conjunto de problemas sanitarios y sociales producidos por el abuso de alcohol, que afectaban al individuo y a la sociedad, segua siendo percibido por los sanitarios, los higienistas, los juristas y otros agentes sociales como un peligro y una lacra de los que la sociedad deba defenderse y protegerse, los conceptos y actitudes psiquitricas haban evolucionado diferentemente.

En efecto, despus de la conceptualizacin psiquitrica de la apetencia descontrolada de sustancias a lo largo del siglo XIX, como alteraciones patolgicas en si mismas toxicomanas en la primera mitad del siglo XX se asiste en general a una relativa despsiquiatrizacin del alcoholismo, en el sentido de que salvo excepciones, mientras se consideran de incumbencia y competencia psiquitrica fundamentalmente las complicaciones txicas del uso de alcohol toxifrenias alcohlicas , la conducta alcohlica en s misma es desatendida o como mucho puesta en relacin con anomalas y reacciones de la personalidad, que en la poca interesaban poco a la psiquiatra pesada ocupada con las grandes psicosis.

Los tratados clsicos de psiquiatra de entonces reflejan bastante bien la cuestin, sobre todo los alemanes, que tanto influyeron en el pensamiento psiquitrico espaol de aquella primera mitad del siglo XX y an posteriormente.

La hospitalizacin de los alcohlicos, generalmente realizada a causa de alguna de sus complicaciones psiquitricas mayores se llevaba a cabo en los departamentos de psiquiatra salas de dementes de los hospitales generales provinciales dependientes de la beneficencia provincial, en definitiva de las Diputaciones Provinciales, y tambin, directamente en los manicomios, muy frecuentemente concertados con instituciones privadas y situados fuera del mbito provincial.

En cualquier caso, la etiologa alcohlica supona una carga pesada para la asistencia psiquitrica. Tanto en los departamentos de psiquiatra de hospitales como en los manicomios, se desarroll en muchos psiquiatras una gran sensibilidad y conciencia del alcoholismo como un problema social y psiquitrico. A ellos se deben experiencias asistenciales, investigaciones, publicaciones y sobre todo la formacin de nuevos psiquiatras que han seguido transmitiendo su estmulo a generaciones posteriores.

La asistencia psiquitrica recibida en la mayora de los casos quedaba reducida al periodo de hospitalizacin y circunscrita en el mejor de los casos a la desintoxicacin y al tratamiento de su patologa txica inmediata. El circuito asistencial no provea por regla general el seguimiento ulterior del paciente. La recada mas o menos inmediata era la regla.

En algunos casos y por razones a veces no relacionadas directamente con la situacin patolgica, algn paciente alcohlico quedaba incluso aos residiendo crnicamente en el manicomio o en la misma sala del hospital general, habitualmente desempeando trabajos tiles para la institucin, y con tolerancia por parte de esta para su consumo de bebidas alcohlicas. La situacin asistencial 20 Monografa sobre el alcoholismo en lo esencial era la misma en las instituciones publicas y concertadas, que en las clnicas y sanatorios privados.

En definitiva, por todo lo anterior, se consolid una demanda de asistencia muy parcial y seleccionada constituida por aquellos pacientes que sufran alguna complicacin psiquitrica de su alcoholismo de grave repercusin vital frecuentemente, estados de delirium tremens o social frecuentemente, conductas agresivas, de base delirante o no , quedando eludida por tanto la atencin especifica a la mayora de los pacientes alcohlicos, que no padecan ese tipo de patologa.

Tambin colabor en esta elusin colectiva la tradicional separacin entre la psiquiatra y la medicina, tanto en sus aspectos tericos como prcticos.

Los pacientes portadores de patologa corporal de origen alcohlico cirrticos, polineurticos, etc. Tanto la insuficiente y escotomizada formacin psiquitrica de los estudiantes de medicina, como la situacin prctica asistencial, adems de la ya aludida desconsideracin de la propia psiquiatra a los procesos adictivos, colaboraron a generar a lo largo de los aos una percepcin selectiva y distorsionada de los pacientes alcohlicos y de sus necesidades teraputicas y asistenciales.

Todava es llamativo en el momento actual, la gran discordancia existente entre la prevalncia de alcohlicos en la comunidad, y la muy escasa proporcin de ellos que acceden a tratamiento especfico a travs de los dispositivos asistenciales generales y psiquitricos. IV Los aos 40 de la postguerra, fueron tiempos de retroceso y de espera, como para la psiquiatra en general, tambin en el desarrollo de la asistencia y la prevencin del alcoholismo.

Annals of Clinical Biochemistry 2010; 47: 284 285

El sufrimiento personal, la dispora profesional y la regresin institucional repercutieron gravemente e incluso anularon los pocos proyectos y avances anteriores. La situacin asistencial de hospitalizacin psiquitrica sigui sin modificarse, y las Secciones y Dispensarios de Higiene Mental que llegaron a ser puestos en marcha, nacan totalmente limitados en sus posibilidades por su msera dotacin as como por inexistencia no ya de integracin, sino de cualquier tipo de relacin en el sistema asistencial sanitario general que comenz a funcionar hacia Seguro Obligatorio de Enfermedad, mas tarde Seguridad Social y solo el esfuerzo personal de sus titulares hizo posible el valor alcanzado, que queda referido lneas mas arriba.

El Seguro Obligatorio de Enfermedad, atendi prioritariamente en su inicio la patologa mdico-quirrgica del trabajador y su familia, y solo secundariamente y en forma muy limitada comenz a prestar asistencia en determinadas especialidades. Concretamente, la asistencia psiquitrica fue dejada de lado desde el comienzo, con el argumento de que legalmente era responsabilidad de las instituciones provinciales, las Diputaciones.

Aparte de las radicales insuficiencias de estas consultas para realizar sus objetivos tericos, su escasa intervencin en los pacientes alcohlicos, sigui expresando bien claramente la incapacidad del sistema sanitario pblico para contactar e intervenir adecuadamente en esa necesidad, esa demanda no explicitada pero si real de la poblacin que adems ya vena siendo estimulada por una disponibilidad y consumo de alcohol crecientes.

En resumen la institucin que progresivamente lleg a constituirse en el sistema nacional de salud, de hecho y en principio excluy a la psiquiatra y con ella a los pacientes alcohlicos de la asistencia sanitaria general, perpetuando su separacin de la medicina, y manteniendo para ellos un nivel asistencial de segunda clase, inferior al proporcionado para el resto de las enfermedades en las instituciones hospitalarias y extrahospitalarias de la Seguridad Social, posteriormente Insalud.

Solo en pocas relativamente recientes, posteriores a los aos 70, comenzaron algunas actuaciones tendentes a modificar esta situacin, si bien en momentos y formas muy distintas en diferentes territorios del estado. Hacia los aos 50, mientras la descripcin tpica que se haca del consumo del alcohol en Espaa, haca referencia a una forma de consumo y de alcoholizacin colectiva mediterrnea, con la bebida alcohlica fundamental, el vino, incorporado a la dieta, y consumos medios controlados, sin grave problemtica social, lo cierto era que los datos reales indicaban un aumento progresivo del consumo de alcohol, el aumento de consumo de licores, una expresividad social y sanitaria importante y creciente de los consumos altos, y una problemtica psiquitrica tambin creciente, con aumento de hospitalizaciones debidas al alcohol, tanto en servicios de psiquiatra de hospitales generales, como en los sanatorios psiquitricos.

En estos centros, como se seal anteriormente existan bastantes psiquiatras, generalmente trabajando en forma aislada, preocupados por el alcoholismo creciente, por ejemplo en Valencia, Murcia, Valladolid, Asturias, Vizcaya, Barcelona y Madrid, entre otros.

Tambin debe hacerse mencin de equipos especializados en alcoholismo que se organizaron en el mbito de algn hospital clnico universitario, como el Clnic de Barcelona.

Todos ellos, desarrollaron aquellos aos una tarea asistencial especifica, y sus continuadores han seguido actuando tambin en la docencia e investigacin sobre alcoholismo.

A partir de la actividad de muchos de aquellos incipientes ncleos de trabajo, nacieron tambin grupos de autoayuda, a veces con el rtulo de Alcohlicos Annimos.

Otras veces grupos con esta denominacin o con otra, surgieron en esa poca amparados por estructuras religiosas o sociales, incluso sindicales. Con la estricta observancia del ideario de Alcohlicos Annimos, uno de los primeros grupos, se realizaba en la base militar de Torrejn de Ardoz Madrid , por la iniciativa de alcohlicos americanos, proliferando lentamente despus en la poblacin espaola.

En cierta forma, ese organismo oficial debera reasumir funciones del extinguido Consejo Superior Psiquitrico , adems de poder participar por s mismo en la asistencia psiquitrica, con sus propios dispositivos.

Una de las reas prioritarias asignadas a ese organismo, era la actividad preventiva y asistencial en las toxicomanas. Importa destacar aqu, que la actividad del PANAP, estaba determinada por una Junta Rectora, en la que al lado de representantes institucionales, figuraban prestigiosos especialistas en psiquiatra, y que la gestin de las actividades estaba 22 Monografa sobre el alcoholismo encomendada al Secretario General, un sanitario, un medico del cuerpo de Sanidad Nacional.

Fue precisamente la sensibilidad sanitaria del primer y segundo Secretarios Generales Fernndez Turgano y Serig Segarra , el factor determinante de la puesta en marcha y la continuidad de actividades concretas asistenciales, preventivas y formativas especficamente dirigidas al alcoholismo. Con esta aportacin de los sanitarios a los problemas del alcoholismo, se volva a poner de manifiesto oportunamente la vigencia y responsabilidad del movimiento higienista espaol frente al alcoholismo.

V Ante las perspectivas anteriormente descritas de la situacin del alcoholismo, y la inexistencia de acciones preventivas y asistenciales, se puso en marcha por el PANAP un Dispensario Antialcohlico piloto en Madrid, en , siguiendo para su estructura y funcionamiento las orientaciones del Subcomit de alcoholismo de la O.

MONOGRAFIA SOBRE EL ALCOLISMO

Los objetivos eran tanto asistenciales, como de realizacin de investigaciones epidemiolgicas y as mismo de participacin en actividades preventivas y desde el principio se planteaba su posible multiplicacin de acuerdo con la experiencia adquirida. In this context, susceptibility to any endothelial involvement increases, whether due to increased blood pressure or cytotoxicity.

The usual associated treatments also have an impact, such as erythropoiesis-stimulating agents ESA , which contribute to hypertension, or calcineurin inhibitors. Diagnosis and differential diagnosis Neurological symptoms may indicate other conditions like cavernous sinus thrombosis, demyelinating diseases, intracranial haemorrhage, encephalitis or stroke.

The sudden presentation makes us suspect ischaemic processes which must be ruled out, and may not be distinguished in CAT scans or conventional MRI. In PRES, the calcarine regions and the paramedian occipital lobe structures are not usually affected and the lesions may be seen simultaneously in different cerebral zones that are dependent on various brain arteries.

Posterior reversible encephalopathy syndrome and peritoneal dialysis Despite the numerous cases published on patients with kidney failure, many of them on haemodialysis, 13 there are few reported cases of patients on PD. This is surprising given that, as well as kidney failure and the typical HTN, patients are usually overhydrated and in this dialysis technique albumin is lost through the dialysate.

One possible explanation which comes to mind could be the relative haemodynamic stability of patients on PD compared to the intermittent changes patients on haemodialysis undergo.

The majority were males in the general literature are predominantly females affected and young people aged between 20 and 50 years , with only five cases in children and three in people over Practically all cases presented with seizures as an initial symptom and the majority received anti-HTN treatment.

In several cases, volume overload and poor dialysis compliance stand out as enabling or aggravating factors, and in many of them erythropoietin is involved.

There were three cases of recurring PRES. In general, all patients recovered without sequelae.La ni. La actividad de la Liga fue muy importante entre ese ao y el comienzo de la guerra civil en , actuando como se haba proyectado con el papel estimulante y rompedor, que junto con la actividad de la Asociacin Espaola de Neuropsiquiatras y del Consejo Superior Psiquitrico, hicieron posible la entonces moderna normativa psiquitrica del Decreto sobre Asistencia Psiquitrica del ao La ulterior Ley de Peligrosidad y Rehabilitacin Social de , promulgada en un periodo politico de franquismo en declive, fue muy criticada, no contaba con los medios adecuados, y en la practica tuvo mucho mas aspectos negativos que positivos en relacin con los alcoholicos y toxicmanos.

Guidelines for intensive care unit admission, discharge, and triage. De hecho, ya en los aos 70, se contaba con el mayor numero de camas de hospitalizacin para alcohlicos en toda Espaa, que fueron despus coordinadas con el sistema sanitario general. La existencia de Asociaciones y Ligas contra el Alcoholismo, en Espaa ocurri relativamente tarde y como movimiento cvico, tuvo poco y efmero desarrollo y poca influencia real en el devenir de las actividades antialcohlicas.